Hitler, Franco y la amistades imposibles

Franco y Hitler se reúnen en Hendaya (23 de octubre de 1940)

Franco y Hitler se reúnen en Hendaya (23 de octubre de 1940)

El 23 de octubre de 1940 Francisco Franco y Adolf Hitler se entrevistan en la localidad francesa de Hendaya. Van a tratar la entrada de España en la Segunda Guerra Mundial. El contexto es bien conocido. Franco acaba de ganar la Guerra Civil alineado a las potencias del Eje, y Hitler quiere cobrarse su apoyo invadiendo Gibraltar desde territorio español. La guerra parece librarse de forma rápida y, tras la caída de Francia, sólo Inglaterra resiste al Tercer Reich. Franco no quiere entrar en guerra y, de hacerlo, quiere que sea con las máximas garantías: suministro de víveres y armamento y sustancioso botín. Sin embargo, la opción es remota. El general no ve un escenario tan favorable para el Eje. Inglaterra sigue siendo inexpugnable y nuevas potencias pueden sumarse al conflicto. Además, sir Winston Churchill lanza sutiles guiños de complicidad hacia el pueblo español.

Postal conmemorativa de la reunión entre los dos líderes

Postal conmemorativa de la reunión entre los dos líderes

El 23 de octubre amanece soleado en Hendaya. Hitler llega con puntualidad y Franco se retrasa ligeramente. Casualidad o batalla psicológica. El Führer toma la palabra. Habla de la Operación Félix, programada para tomar Gibraltar con la ayuda de paracaidistas, del dominio del norte de África y de la importancia estratégica de las Canarias.

Hitler quiere hacer ver a Franco que el momento es propicio para una alianza que les llevaría a una rápida victoria. Franco evita esa discusión y pregunta si Alemania está en disposición de mandar 100.000 toneladas de trigo. Luego se detiene en África, zona que conoce bien, y enumera de forma prolija sus reivindicaciones en el continente. Ahora es a Hitler a quien no le interesa esa discusión. Al día siguiente tendría que entrevistarse con el aliado francés, Phillipe Petain, y no puede comprometer territorio. Además, las peticiones de Franco son desproporcionadas.

La conversación se ha anclado en terreno de elucubraciones. Franco no niega su ayuda, pero lamenta la precaria situación de su país tras la guerra y la necesidad de una potente inyección de ayuda y armamento. Respecto al cierre del Estrecho, Franco observa una mayor repercusión en el control del Canal de Suez. La entrevista concluye a las seis y cinco de la tarde con el enfado visible de Hitler. Más tarde le diría a Mussolini que antes que volver a entrevistarse con Franco: preferiría arrancarme tres o cuatro muelas. 

Encuentro en Hendaya, Hitler y Franco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s