Ya es ilegal asesinar vascos en Islandia… ¡Por fin!

Fue en el año 1615 cuando un grupo de balleneros vascos acusados de invasores fueron asesinados en la zona de los Fiordos del Oeste en la que fue la mayor masacre nunca ocurrida en esta región.

Desde ese momento, el gobierno islandés implantó una norma por la que se permitía asesinar a cualquier vasco que apareciese por la zona. Y esa norma ha estado vigente hasta el pasado día 22 de abril.

“Por supuesto que este acto se celebra más por diversión; en Islandia hay leyes que prohíben matar vascos. Ahora por lo menos es seguro para ellos venir aquí”, bromeaba el comisario Jónas Guðmundsson, responsable de derogar esta norma, cuando le preguntaron si el cese oficial de esta incrementaría el turismo de ciudadanos vascos en la zona.

Llegó la paz: la ceremonia de reconciliación

Al acto conmemorativo organizado para zanjar estos 400 años de carta blanca para asesinar a cualquier vasco que pasase por la zona, han acudido representantes políticos de ambos países como Martín Garitano, presidente de la Diputación Foral de Guipúzcoa, o Illugi Gunnarsson, Ministro de Educación y Cultura de Islandia.

Los discursos fueron seguidos por actuaciones musicales y un momento de oración por los vascos asesinados a principios del siglo XVII. Además, se inauguró un monumento dedicado a los 32 balleneros que perdieron la vida en lo que se conoce históricamente como “La matanza de los españoles”.

Como símbolo de reconciliación de ambas partes, también acudieron al actoXabier Irujo, descendiente de uno de los balleneros, y Magnús Rafnsson, familiar de uno de los islandeses protagonistas de la brutal masacre.

“Tenemos un programa que durará hasta octubre para rememorar el asesinato de los españoles hace 400 años”, explicaba el presidente de la Asociación Vasco-islandés, Ólafur Engilbertsson.

La mayor matanza de la zona

El año 1615 fue difícil en Islandia a causa de que las costas permanecieron congeladas hasta el final del verano y se produjeron considerables pérdidas de ganado. Fue a mediados de verano de cuando tres buques balleneros vascos llegaron a los Fiordos del Oeste y se instalaron allí.

Vascos e islandeses tenían un acuerdo mutuo por el cual ambos se beneficiaban de la empresa instalada en la zona, pero cuando los primeros estaban listos para retirarse una fuerte tormenta arrastró sus barcos hacia las tocas y quedaron destrozados.

Grabado de balleneros vascos tras capturar una presa
Grabado de balleneros vascos tras capturar una presa

La mayor parte de la tripulación sobrevivió y pudieron regresar a España, pero algunos se quedaron en la zona. Fueron los capitaneados por Martín de Villafranca, quien dividió a su tripulación en dos grupos: uno se dirigió a Ísafjarðardjúp y el otro a Bolungarvík y después a Þingeyri.

Los vascos que se quedaron en la zona fueron considerados criminales por sus fechorías después de que sus barcos naufragaran y, según el libro de legislación islandesa de 1281, se decidió que la única opción correcta era ejecutar a tantos como fuera posible. Así, después de un conflicto con los habitantes de la zona, los balleneros que se habían quedado allí fueron asesinados siguiendo la orden dada por las autoridades. Solo una persona logró escapar.

Vía El Confidencial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s