Almogàvers: mala fama catalana (o buena), ya entonces…

746px-Almogavers-catalans

Cuando un griego quiere maldecir a alguien no recurre a sus muertos o a seres infernales, sino que clama: “¡Así te alcance la venganza de los catalanes!”. En Albania, la imagen del “Katallan”, una especie de monstruo sediento de sangre, se utiliza para asustar a los niños como si fuera el hombre del saco.

¿A qué se debe esta mala fama que cosecharon los catalanes en los Balcanes? Pues básicamente a un ejército de mercenarios catalanes denominado almogàvers que arrasaron Grecia y parte deAnatolia a principios del siglo XIV y cuya crueldad ayudó a construir el terrible mito de los catalanes en la zona.

Conviene decir que en la época cuando hablaban de catalanes también se incluía a aragoneses, mallorquines y valencianos, por lo que habría que repartir parte de culpa también entre nuestros antiguos vecinos de Corona.

Lo sorprendente para muchos catalanes no es sólo el desconocimiento de estas expresiones en los Balcanes, sino la imagen justamente opuesta que se ha querido otorgar a los almogàvers. Tan sólo tenemos que hacer un repaso a algunas de las principales calles del conocido Eixample barcelonés, salpicado de nombres de almogàvers ilustres como Roger de Flor, Ramon Muntaner,Berenguer d’Entença o Bernat de Rocafort. La historiografía catalana clásica y parte de la política nacionalista ha revestido a estos mercenarios como idílicos conquistadores catalanes allende los mares. Pero, ¿realmente quiénes fueron los almogàvers?

Pues como suele pasar en la historia, posiblemente ni eran los monstruos que describen las leyendas balcánicas, ni los venerables caballeros catalanes que del que algunos hablan.

Para profundizar un poco más sobre el origen de esta mala reputación que cosechamos los catalanes en esa época, debemos ampliar un poco el foco y comprender la complicada situación que vivía entonces Europa y particularmente un Imperio Bizantino en plena desintegración.

A principios del siglo XIV, cuando empezó la campaña catalana en Oriente (1302-1311), Europa estaba dividida en innumerables reinos que batallaban entre sí y que acostumbraban a utilizar para ello compañías de mercenarios que solían cobrarse su sueldo a base de saqueos. Los ejércitos regulares aún tardaría bastante en llegar.

Por su parte, la otrora esplendorosa Bizancio languidecía entre la presión de los belicosos pueblos turcos, la invasión latina de sus tierras, fueran venecianos o genoveses, y la expansión territorial de Serbia. El Imperio Bizantino se había convertido en un constante devenir de guerras fronterizas.

Así, un europeo de la época, y especialmente un bizantino, estaba más que acostumbrado a los saqueos de los mercenarios tanto en asedios extranjeros como en sus propios territorios, donde mercenarios ociosos cometían infinidad de tropelías.

En el caso de los almogàvers, era una compañía de guerreros a sueldo más que durante las décadas anteriores había tenido mucho trabajo combatiendo a los musulmanes para los reyes de la corona de Aragón. Fueron protagonistas destacados de las conquistas de Mallorca, Valencia ySicilia, donde se distinguieron por su agresividad y habilidades militares en el campo de batalla. Pero también por los terribles saqueos que solían acompañar a sus victorias.

katallani

Portada del cuento albanés “El Catalán”

Con este currículum sanguinario, los almogàvers eran sin duda un verdadero Dream Team de la guerra medieval que cualquier rey europeo quería utilizar en sus filas. En este contexto, apaciguada la península, decidieron poner rumbo a Sicilia donde el nuevo rey Federico II, también catalán, les incorporó a su ejército y donde saltarían por primera vez a la fama internacional por su sadismo. El ilustre florentino Dante Alighieri, se refiere a los catalanes en la Divina Commedia, como “l’avara povertà di Catalogna”, y el mismo papa Bonifacio VII hablaba de “cathalanorum videlicet barbarorum”, equiparando su visión de la fe cristiana con la de los bárbaros.

La terrible situación que provocaron los almogàvers en Sicilia hizo que el rey Federico II les emplazara a viajar a Grecia donde el emperador Andrónico II Paleólogo reclamaba sus servicios para luchar contra los turcos, algo de lo que poco tiempo después se arrepentiría enormemente.

Los almogàvers llegaron a Grecia comandados por Roger de Flor al mando de 8.000 hombres y 36 naves, y fueron recibidos por el mismo emperador que ofreció al capitán catalán ni más ni menos que la mano de la princesa María Asanina, hija del zar de Bulgaria Iván Asen III.

La entrada de las Compañías Catalanas en Constantinopla no fue muy bien vista por los genoveses, aliados de los bizantinos que les habían ayudado a recuperar la capital de manos de los venecianos. El conflicto no tardó en estallar con un resultado cruento que iniciaría la carnicería catalana en tierras bizantinas con 3.000 muertos genoveses, la denominada Matanza de los genoveses.

El emperador pronto se dio cuenta que debía mandar cuanto antes a los catalanes a cumplir su cometido: Vencer a los otomanos que amenazaban sus fronteras en Anatolia.

Roger de Flor

Roger de Flor en un grabado del siglo XIX

En la Batalla del río Cízico los catalanes continuaron con su sanguinario discurso, acometiendo con efectividad a los turcos. Luego Roger de Flor decidió que era más interesante retroceder y ocupar uno de los pocos territorios que aún conservaban los bizantinos en Anatolia. Ahí empezaron a granjearse mala fama.

Los abusos catalanes continuaron, pero a su vez las victorias sobre los turcos se sucedían, aunque sin significar grandes avances para los bizantinos, ya que se trataba más bien de razias en busca de botín que nunca acababan de asegurar sus posiciones.

Los conflictos internos con los aliados de la Compañía, y sus propios integrantes, que se disputaban las conquistas, los hicieron presa fácil de unos bizantinos que cada vez los veían más como puros invasores sin escrúpulos y sin ningún tipo de respeto por sus habitantes.

La traición bizantina se sirvió al más puro estilo confabulativo oriental. El hijo del emperador,Miguel IX Paleólogo, pactó con los mercenarios alanos el asesinato de Roger de Flor y el exterminio de la Compañía en la ciudad de Adrianópolis, mientras asistían a un banquete preparado por su padre. Esta vez la matanza casi termina con los propios catalanes, y los restos de la Compañía darían un verdadero significado al término catalán en Grecia, Tracia y Macedonia, que serían cruelmente arrasadas por las enfurecidas hordas catalanas en los dos años posteriores.

Tras desatar su venganza por tierras griegas, las disputas internas se sucedieron al tiempo que poderosos mandatarios europeos pujaban por sus servicios. Federico III de Sicilia, Carlos de Valois o Walter de Brienne, Duque de Atenas, que fue quien al final tuvo la suerte, o la desgracia, de quedarse con sus servicios.

Los almogàvers limpiaron el ducado de enemigos en menos de un año, pero divergencias en el pago de sus emolumentos acabaron con la ocupación de Atenas por los mercenarios catalanes. Curiosamente fue otra Compañía, la Navarra, junto a tropas florentinas, la que acabaría definitivamente con el infierno catalán en tierras balcánicas.

De su terrible paso por estas tierras ha quedado en el sustrato cultural una ristra de leyendas populares y expresiones para referirse a los catalanes. Desde el “que la venganza de los catalanes caiga sobre ti” griego, hasta expresiones como “Catalán” o “hijo de catalán” que en Bulgaria significan hombre malvado y torturador. En Albania es muy popular un cuento infantil llamado “Qerosi dhe Katallani” (El calvo y el catalán), en el que un héroe local (el calvo) vence al catalán, que llega desde el mar. Otro refrán, quizá el más significativo, es originario de la región de Parnaso: “Huir de los turcos para caer en los catalanes”.

Vía Revista Balcanes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s